Espera un momento...

discurso poema de cuauhtémoc último tlatoani mexica caída de tenochtitlán

Discurso de Cuauhtémoc horas antes de la caída de Tenochtitlán


Fue el 13 de agosto de 1521, después de sitiar Tenochtitlán por 90 días, cuando los Mexicas se rindieron ante las tropas invasoras comandadas por Hernán Cortés, esta fecha correspondió en el calendario azteca al día “1 Coatl” del año “3 Calli” del mes “Xocotlhuetzi”, poco después Cuauhtémoc, el último Tlatoani del Imperio azteca, fue capturado y algunos años después ejecutado.

Pero la noche anterior, el emperador azteca, dedicó unas últimas palabras a su pueblo, como mandato de su último acto de gobierno en lo que sería la antesala de su derrota, el imperio Azteca caía ante el poderío conjunto de los españoles y los aliados indígenas.

discurso poema de cuauhtémoc último tlatoani mexica caída de tenochtitlán

El discurso del último emperador Azteca, Cuauhtémoc, se convirtió en poema, se trata de un mensaje sumamente triste, aunque lleno de esperanza en el que invita a su pueblo a mantener la esperanza en el futuro, en el nuevo amanecer, en el nuevo sol. Este nuevo amanecer representaría un nuevo inicio para los hijos de la madre tierra Anahuac, renacerían de sus cenizas, de los escombros y lucharán por el destino que tienen garantizado; volver a ser el Gran Pueblo Mexica.


Este poema se encuentra transcrito en una placa que se encuentra en Centro Histórico de la Ciudad de México, atrás de la Catedral Metropolitana, a un lado del número 30 de la calle República de Guatemala.

A continuación te compartimos el discurso íntegro con su respectiva traducción:

Nuestro Sol se ocultó
Nuestro Sol desapareció su rostro
Y en completa oscuridad nos ha dejado
Pero sabemos que otra vez volverá
Que otra vez saldrá
Y nuevamente nos alumbrará
Pero mientras allá esté y en la mansión del silencio permanezca
Muy prontamente reunámonos y estrechémonos
Y en el centro de nuestro ser ocultemos
Todo lo que nuestro corazón ama
Y que sabemos es gran tesoro.
Destruyamos nuestros recintos al principio creador
Nuestras escuelas, nuestros campos de pelota
Nuestros recintos para la juventud, nuestras casas para el canto y el juego.
Que nuestros caminos queden abandonados
Y nuestros hogares nos resguarden
Hasta cuando salga nuestro nuevo sol.
Los papacitos y las mamacitas
Que nunca olviden guiar a sus jóvenes
Y hacer saber a sus hijos mientras vivan
Cuán buena ha sido
Hasta ahora nuestra amada tierra Anáhuac.
Al amparo y protección de nuestro destino
Y por nuestro gran respeto y buen comportamiento,
Confirmados por nuestros antepasados
Y que nuestros papacitos muy animosamente
Sembraron en nuestro ser.
Ahora nosotros les encargaremos a nuestros hijos
Que no olviden informar a sus hijos
Cuán buena será, como se levantará
Y alcanzará fuerza
Y cuán bien realizará su gran destino
Esta nuestra amada madre tierra Anáhuac.


To tonal ye omotlatiuh
To tonal ye omoixpoliuh
Iuan zentlayouayan otechkateh
Machtikmatih man okzepa uallaz
Man okzepa kizakiz
Iuan yankuiyotika tech tlauilikeh
Machinoka omapakah miktlan maniz
Man zanueliui titozentlalikan titonechikokan
Iuan toyolnepantla tiktlatikan
Nochi tlen toyolokitlazohtla
Iuan man tlatkiomatih ue chalchihuitl
Man tikinpolpolokan toteokaluan
Tokalmekauan totlachkouan
Totelpochkauan tokuikakaluan
Man mozel kauakan to ohtin
Iuan man tochan techtzakua
Kin ihkuan kitzouaz to yankuik tonal
In tahtzitzin iuan nantzitzin
Man ail ilkauakan kimiliuzkeh intelpochuan
Iuan machtiuazkeh mopilhuan inoka nemizkeh
Uel kenin yoko
Kin axkan totlazoh tlalnantzin anauak
In tlanekiliz iaun tlapeluiliz tonetoltiliztli
Iuan zanye mopampa token mauiliz iaun token popoliz
Oki zelikeh to tlachkatzitziuan
Iaun tlen to tahtzitzin auik yoleh kayopan
Okiximach tokateh yoyelizpan
Axkan tehuantin tehuantikin tekimakah in topiluan
Amo kin ilkauazkeh kin nonotzazkeh mopiluan
Uel kenin yez kenin imakokiz
Iuan uel kenin chikakauiz
Iuan uel kenin kiktzon ueyika nehtoltiliztli
Inin totlazoh tlalnantzin anauak



discurso poema de cuauhtémoc último tlatoani mexica caída de tenochtitlán Cuauhtémoc, cuyo nombre en náhuatl significa "Águila que descendió", pasó a la historia nacional por ser el último tlatoani mexica de México-Tenochtitlan. Asumió el poder un año antes de la toma de Tenochtitlan por Hernán Cortés y sus tropas, cuando los conquistadores ya habían sido expulsados. Durante su cargo tuvo que sacar adelante a una ciudad devastada por el hambre, la viruela y la falta de agua dulce.

El último tlatoani es reconocido como uno de los grandes héroes nacionales, fue ejecutado el 28 de febrero de 1525 y cada conmemoración de su muerte, la bandera mexicana ondea a media asta rindiendo honores al gran emperador.

¿Conocías este discurso de Cuauhtémoc? Si te gustó este artículo ¡compártelo!, sigue nuestras redes sociales y visita nuestro blog.


Disfruta de este artículo con el sabor de Pulque Vervena®. ►Compra aquí◄

Si te ha gustado esto ¡dále clic!...