Espera un momento...

Mictlán, tierra de los muertos mexicas, inframundo, Mictlantecuhtli Mictlancíhuatl

El viaje al Mictlán: una travesía de 4 años que inicia con la muerte


La celebración del día de muertos en México está muy próxima y aunque en la época prehispánica no se hacía un festejo como la conocemos hoy en día, sino que es combinación de creencias y tradiciones mexicas con la religión católica, la celebración de la muerte es parte de la cultura popular mexicana desde mucho antes de la llegada de los españoles al continente.

“En la época prehispánica no se realizaban altares u ofrendas como los que conocemos actualmente y que forman parte del festejo del Día de Muertos, la mayoría de los elementos que conforman la celebración del 1 y 2 de noviembre son resultado de años de tradiciones católicas. Sin embargo, uno de los elementos que sobrevive desde los tiempos prehispánicos es el del Mictlán, el lugar de los muertos.”

Cada región de México tiene sus propias costumbres y rituales en torno a la celebración del Día de Muertos y aunque existen algunas diferencias, el significado es el mismo, la muerte no es el final de la vida sino una parte muy importante de la vida misma, incluso muchos guerreros mexicas se preparaban durante toda su vida para el gran viaje que significaba la muerte.

El día de hoy te contaremos un poco más de ese viaje que inicia con la muerte, el largo y abrupto viaje al Mictlán, pero antes de eso vamos a ponernos en contexto con la mitología mexica.

Los Dioses principales de los mexicas son Omecíhuatl y Ometecuhtli los cuales tuvieron cuatro hijos, los dioses creadores: Xipetótec, Quetzalcóatl, Tezcatlipoca y Huitzilopochtli, ellos organizaron al universo en un mundo horizontal (comprendido por los puntos cardinales), y otro vertical formado por tres partes: Supramundo (formado por 13 cielos), mundo (donde vivimos), inframundo (conformada por nueve regiones horizontales orientadas al norte).

En las culturas prehispánicas, la vida y la muerte formaban una dualidad, una no podía existir sin la otra, la muerte es parte de la vida y viceversa, y a diferencia de lo que podemos creer, para los mexicas, morir no era el final del viaje, sino el inicio de un nuevo viaje que duraba hasta 4 años si eras lo suficientemente capaz y llegabas al Mictlán.

Para las culturas prehispánicas, lo que determinaba tu destino al morir no era la manera en que viviste, sino las circunstancias específicas de tu muerte, por ejemplo, quienes morían ahogados eran reclamados por Tlaloc; quienes morían en la lucha iban a Omeyocán (equivalente al cielo, sin padecer más, además las almas podían regresar en forma de colibrí ya que este era el reino de Huitzilopochtli ), aquí también ingresan las mujeres que mueren de parto pues se consideran guerreras; los niños muertos al Chichihuacuauhco y quienes fallecían por causas naturales (la mayoría) iban al Mictlán.

Algo muy importante si vas al Mictlán es: haber sido bueno con los perros, en un momento te explicamos por qué.

¿Qué es el Mictlán?

El Mictlán es el nivel inferior de la tierra de los muertos, donde residen Mictlantecuhtli y Mictlancíhuatl, a la que van los difuntos sin importar su estatus social en vida, antes de llegar al Mictlán, el alma se tiene que desprender del cuerpo, y para eso se necesitan completar una serie de pruebas o niveles (al mero estilo Mario Bros).

Al llegar al inframundo te esperan 9 niveles que tienes que completar para encontrar el descanso eterno, el viaje dura cerca de 4 años. Lo primero que encontramos es un río.

  1. Apanohuaia o “lugar de los perros”

  2. Es el primer nivel y en donde te darás cuenta de la importancia que tiene el ser bondadoso con los animales, en este caso con los perros (bien dice una frase: si no te gustan los animales, por lo menos no los maltrates).

    Apanohuaia o también llamado Itzcuintlan (lugar de los perros) es un río caudaloso que sólo se puede atravesar con la ayuda de un perro xoloitzcuintle el cual decidirá si eres digno de recibir su ayuda, es decir, solo aquellas personas que en vida fueron buenas con los perros podrán cruzar el río, si no fuiste una de estas personas, lo lamento, aquí terminó tu viaje y tu alma quedará vagando por las orillas del río.

  3. Tepectli Monamictlan o “lugar donde se juntan las montañas”

  4. En esta prueba te enfrentas a dos cerros que se abren y se cierran, chocando entre sí de manera contínua. Tu alma deberá buscar el momento adecuado para cruzarlos sin ser triturada.

  5. Iztepetl (montaña de obsidiana)

  6. Una vez cruzadas la Monamictlan te diriges a Iztepetl, cuyo sendero de filosas obsidianas desgarraban a los muertos cuando tenían que atravesarlo para cumplir su trayectoria.

  7. Itzehecayan “lugar del viento de obsidiana”

  8. A continuación, se encontraba un extenso complejo llamado Itzehecayan o Itzehelóyan, con fuertes vientos, indispensables para que los muertos arrojaran todas sus pertenencias, vientos tan fuertes que levantaban piedras y cortaban los cadáveres al recorrerlo, además siempre cae nieve.

  9. Paniecatacoyan “lugar donde la gente vuela”

  10. Es una zona desértica donde no existe la gravedad y quedas a merced de los vientos. Aquí, los muertos (o lo que queda de ellos) son desplazados por tiempo indefinido hasta el siguiente nivel.

  11. Timiminaloayan “lugar donde la gente es flechada”

  12. Esta no es otra cosa, que un sendero largo y desolado en el cual, manos invisibles, te arrojan flechas que cruzan de un lado al otro.

  13. Teocoyohuehualoyan “lugar donde te comen el corazón”

  14. Aquí habitan los míticos jaguares que van tras los muertos para abrirles el pecho y alimentarse de su corazón.

  15. IIzmictlan Apochcalolca “laguna de las aguas negras”

  16. En esta laguna el muerto se termina de descarnar y su alma (tonalli), se libera del cuerpo, dejando atrás su parte carnal.

  17. Chicunamictlan “lugar de las nueve aguas”

  18. Finalmente, el último nivel, donde el alma (por fin) atraviesa las nueve aguas, el lugar está totalmente cubierto de niebla, por lo que no puedes ver a tu alrededor. A estas alturas, el cansancio es tal que te obliga a reflexionar sobre tu vida, te vuelves uno con el todo y dejarás de padecer, si llegas hasta aquí, habrás entrado al Mictlán, la residencia de Mictlantecuhtli y Mictlancíhuatl, el señor y la señora de la muerte.

A continuación te dejamos un divertido video que ilustra la travesía de las almas al Mictlán.

¿Conocías la travesía que enfrentaban los difuntos mexicas para lograr el descanso eterno? Si te gustó este artículo ¡compartelo!. Te invitamos a visitar nuestro blog.


Si te ha gustado esto ¡dále clic!...